VIOLENCIA EN EL NOVIAZGO EN ADOLESCENTES
DE VERACRUZ, MÉXICO
DATING VIOLENCE IN ADOLESCENTS FROM VERACRUZ, MEXICO
Laura Oliva Zárate
1
, Elsa Angélica Rivera Vargas
2
, María del Pilar González Flores
3
y Luis Rey Yedra
4

ST
JANUARY JANEIRO  30
TH
JUNE JUNHO


th

th


Resumen
El estudio tiene como objetivo detectar las formas de violencia en la relación de noviaz-
go de jóvenes adolescentes y su relación con la presencia de violencia familiar. El muestreo fue
estraticado multietápico determinándose un tamaño de muestra de 3756 estudiantes de entre
11 y 17 años (M = 14.33, SD = 1.00), de los cuales el 59.7% son mujeres y el 38.8% varones. El
instrumento fue un cuestionario de elaboración propia que consta de 98 ítems distribuidos en 6
apartados: datos sociodemográcos; características de la relación de noviazgo; consumo de sus-
tancias adictivas; versión modicada de la Escala de Tácticas de Conicto de Strauss (González
& Santana, 2001); solución de problemas en la familia y tipos de programas de televisión
que prefieren. Los resultados obtenidos indican que existe correspondencia en las conductas
agresivas que ejercen y reciben los adolescentes en su relación de pareja, lo que representa
una de las principales causas que conducen a la violencia; existen agresiones como empujar,
golpear o morder a la pareja, sujetar físicamente, abofetear y amenazar con golpear y lanzar
algún objeto. Al menos el 49.7% de los participantes han sufrido o ejercido, por lo menos en
una ocasión, violencia de mayor intensidad. En cuanto a las conductas violentas de tipo psicoló-
gico y sexual se presentó con mayor frecuencia los celos. Respecto a la familia, se encontró que
quienes ejercían o eran receptores de violencia en su relación de noviazgo habían presenciado
o sido víctimas de violencia en su familia de origen. Los resultados permiten desarrollar formas
de intervención para prevenir la violencia.
Palabras clave:
1
Instituto de Psicología y Educación; Universidad Veracruzana. Xalapa, Veracruz. México. loliva@uv.mx,
Orcid: https://orcid.org/0000-0003-1240-9973
2
Instituto de Psicología y Educación, Universidad Veracruzana. Xalapa, Veracruz, México. erivera@uv.mx
Orcid: https://orcid.org/0000-0001-7901-0620
3
Instituto de Psicología y Educación, Universidad Veracruzana. Xalapa, Veracruz, México. pgonzalez@uv.mx
Orcid: https://orcid.org/0000-0002-9991-7243
4
Instituto de Psicología y Educación, Universidad Veracruzana. Xalapa, Veracruz, México. lyedra@uv.mx
Orcid: https://orcid.org/0000-0002-5557-4146
8
Laura Oliva Zárate, Elsa Angélica Rivera Vargas, María del Pilar González Flores y Luis Rey Yedra
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
9
Abstract
The aim of this study is to detect the forms of violence in teenage dating and their
relationship with the presence of family violence. The sampling was multistage stratied,
with a sample size of 3756 students aged between 11 and 17 (M = 14.33, SD = 1.00), of which
59.7% are female and 38.8% are male. The instrument used was a self-made questionnaire
consisting of 98 items distributed in 6 sections: sociodemographic data; characteristics of the
dating relationship; consumption of addictive substances; modied version of the Strauss
Conict Tactics Scale (González & Santana, 2001); solving problems in the family and types of
television programs they prefer. The results obtained indicate that there is a correspondence
between the aggressive behaviors exercised and received by teenagers in their relationship,
which represent one of the main causes that lead to violence; there are aggressions such as
pushing, hitting, biting, slapping, forcefully holding their couple, threatening with an object
or throwing an object. At least 49.7% of the participants have suered or exercised in at
least one occasion greater intensity violence. As for violent sexual and psychological type
behavior, the most frequent was jealousy. Regarding the family, it was found that those who
exercised or received violence in their teenage dating relationship, had witnessed or had
been victims of violence in their own family. The results allow ways to develop interventions
so as to prevent violence.
Keywords: 
El estudio de la presencia de violencia en las parejas de adolescentes es un fenómeno
que ha causado interés en los últimos años, tal es el caso de la investigación realizada por
Pazos, Oliva, y Hernando (2014) en la que se conrma la presencia de la misma entre los ado-
lescentes que se encuentran en una relación de noviazgo. Ahora bien, independientemente
del enfoque teórico que trata de explicar el fenómeno de la violencia, todos ellos poseen una
concepción con una alta carga valorativa que no puede más que restringir el alcance de la
noción de violencia.
En efecto, todos estos modelos explicativos asumen que la violencia se define como
la aplicación de una fuerza excesiva a algo o alguien con la intención de causar daño” (Domínguez,
1993, p. 24), y que tiene como consecuencia la ruptura de los vínculos que favorecen la adecuada
convivencia con otro ser humano.
La violencia en parejas de jóvenes adolescentes podría denirse como “el conjunto de
actitudes y comportamientos agresivos que se despliegan en el contexto de una relación de
pareja en la que existe atracción y en la que los dos miembros de la pareja se citan para salir”
(Close, 2005, citado por Muñoz, Ortega-Rivera, & Sánchez, 2013, p. 216).
Rubio-Garay, Carrasco, Amor, y López-González (2015) expresan que al hablar de la
violencia en las relaciones de noviazgo se pueden identicar tres elementos fundamentales:
1) la amenaza o provocación (de tipo intencionado) de un daño real, que puede ser físico, psico-
lógico o sexual; 2) el control o dominio de la pareja (por medio de tácticas o amenazas coactivas/
coercitivas); y 3) que las amenazas, las coacciones, el control, la dominación o el daño se pro-
duzcan dentro de la relación de noviazgo.
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
10
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
Cuando hablamos de violencia en el noviazgo, seguramente la mayoría de los lectores
piensan en la violencia contra la mujer. Esto no resulta de extrañar considerando que es hasta
la década de los 90´s del siglo XX cuando los organismos internacionales asumen la violencia
contra la mujer como problema global y empiezan a denirla sistemáticamente, de acuerdo a la
European Union Agency for Fundamental Rights (2014). Es cuando la denominada Violencia de
Género empieza a ser la causa de diversos movimientos de grupos y asociaciones que intentan
llamar la atención para la resolución de este problema; lo cual interesó fuertemente a los estu-
diosos quienes desarrollaron diversas investigaciones en esta línea.
Los esfuerzos emprendidos por las organizaciones de mujeres, los y las expertos y algunos
gobiernos comprometidos con esta cuestión han supuesto una profunda transformación de la sensi-
bilización pública con respecto a este problema. Así pues, actualmente es una cuestión ampliamente
reconocida que dicha violencia constituye un grave problema de derechos humanos y salud pública
que afecta a todos los sectores de la sociedad. La Organización Mundial de la Salud (2005) reporta
que el porcentaje de mujeres que habían tenido pareja alguna vez y que habían sufrido violencia
física o sexual, o ambas, por parte de su pareja a lo largo de su vida oscilaba entre el 15% y el 71%,
aunque en la mayoría de los entornos se registraron índices comprendidos entre el 24% y el 53%.
Estos datos son tan alarmantes que la sociedad ha enfocado a la violencia de pareja con
una especial mirada, que ha sido la del género. Si bien los datos son innegables, también
debemos hacer un acercamiento no sólo para considerar la cuestión genérica del problema,
ya que ésta sólo es una cara y lo cierto es que las otras existen y las debemos atender.
Hablar sobre la violencia de género implica muchas veces que es un fenómeno unidireccional
donde el hombre ejerce violencia hacia la mujer, sin embargo hay antecedentes que señalan que
también puede ser ejercida hacia el hombre (Pacheco & Castañeda, 2013). En ese sentido, en
una reciente revisión bibliográca y bibliométrica sobre la producción cientíca de violencia
en el noviazgo se halló que casi en la totalidad de los estudios realizados se asignaban papeles
rígidamente a hombres como agresores y mujeres como víctimas, a diferencia de unos cuantos
trabajos que se deslindaron explícitamente de esta dicotomización. Es decir, “los dos polos
enfrentados en el denominado debate de la simetría de género en la violencia de pareja. Aten-
diendo a las edades de la muestra, se corroboró que la presencia de estudios dedicados a ado-
lescentes y/o jóvenes adultos fue minoritaria” (López-Cepero, Rodríguez, Rodríguez, & Bringas,
2014, p. 12).
De acuerdo con el informe Estimaciones mundiales y regionales de la violencia contra la
mujer: prevalencia y efectos de la violencia conyugal y de la violencia sexual no conyugal en la salud
publicado por la Organización Mundial de la Salud (2013), cerca del 35% de las mujeres expe-
rimentarán hechos de violencia ya sea en la pareja o fuera de ella en algún momento de sus
vidas. Dicho estudio revela que la violencia de pareja es el tipo de violencia más común contra
la mujer y afecta al 30 % de las féminas en todo el mundo. Sin embargo, también existen casos
en donde es el hombre el que es víctima de agresión en la etapa del noviazgo haciendo hincapié
en la violencia bidireccional donde hombres como mujeres sufren y ejercen violencia (Valdivia &
González, 2014). En México, solo hasta hace unos años se ha comenzado a investigar la violencia
en el noviazgo desde una perspectiva bidireccional, por lo que es entendible que las referencias
especícas al estudio del hombre como víctima de violencia sean aun escasas (véanse los trabajos
de González & Fernández de Juan, 2014; Heredia, Oliva, & González, 2013; Trujano, Martínez,
& Camacho, 2010).
Laura Oliva Zárate, Elsa Angélica Rivera Vargas, María del Pilar González Flores y Luis Rey Yedra
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
11
En su estudio sobre violencia hacia los varones en la adolescencia Celis-Sauce y Rojas-Solis
(2015) encontraron que los participantes han sufrido en determinado momento tanto violencia
física como psicológica por parte de sus parejas, sin embargo es importante mencionar que también
manifestaron haber ejercido algún tipo de violencia. En este sentido Corral (2009) en un estudio
sobre cronicidad, severidad y mutualidad de las conductas violentas en las relaciones de
noviazgo de universitarios, realizado en España, señala que la mutualidad es un factor impor-
tante en el estudio del fenómeno de la violencia en las relaciones de noviazgo.
Quizás por ello las correlaciones obtenidas entre los diferentes tipos de violencia son altas,
pues desde un punto de vista interpersonal e internacional, la violencia no es un fenómeno
unidireccional.
En relación a los tipos o formas de violencia que se presentan en la relación de pareja,
Rey (2008) señala que se encuentran actos tanto de agresión física (cachetadas, puños, patadas,
empujones, sofocaciones, ataques con arma) como agresiones de tipo verbal y emocional (in-
timidaciones, denigraciones, humillaciones, amenazas, llamar a la otra persona con nombres
peyorativos, criticarla, insultarla y devaluarla constantemente, acusarla falsamente, culparla
por situaciones negativas, ignorarla, minimizarla o ridiculizar sus necesidades); además de los
actos que atentan contra sus derechos sexuales y reproductivos.
Por su parte González-Ortega, Echeburúa, y Corral (2008) coinciden en que la violencia pue-
de ser física, emocional y sexual y agregan lo señalado por Barilari (2008) en cuanto a que el pro-
blema se agrava ya que muchos jóvenes no la detectan como tal sino como arrebatos pasajeros
por parte de la pareja con lo que no se percatan del riesgo de continuar con la relación de pareja.
Cabe mencionar que los niños y adolescentes no nacen violentos, los factores que predis-
ponen la conducta violenta son múltiples, considerándoseles variables de riesgo o predictoras,
mismas que se van gestando a lo largo de las experiencias de vida en la infancia y adolescen-
cia. Siendo éstas: familiares, personales, ambientales y escolares Pelegrín y Garcés de los Fallos
(2008). Particularmente la familia, es el primer contacto que un infante tiene desde que llega
a este mundo, es entonces que se considera uno de los elementos relevantes en la formación
de conductas y actitudes. De ahí que Ayala, Pedroza, Morales, Chaparro, y Barragán (2002), con-
sideren que la conducta violenta es consecuencia de una disciplina explosiva e irritable. Y por
tanto, la familia de origen también será un elemento fundamental en la forma de relación de
pareja que el niño tendrá en el futuro.
Si bien, la causa de la presencia de conductas violentas durante el noviazgo puede considerar-
se multifactorial, la familia es un elemento clave a considerar en relación a la presencia de conduc-
tas violentas en las relaciones futuras de los adolescentes; ya que la vivencia de la violencia en la
familia y el tipo de relaciones interparentales son considerados como factores causantes de la pre-
sencia de actitudes violentas en el noviazgo (Pazos et al., 2014; Rey, 2008; Rubio-Garay et al., 2015).
Es necesario mencionar que el problema de la violencia en el noviazgo se agudiza ya que
se ha encontrado que cuando se presenta en esta etapa muy probablemente se presente en la
relación de matrimonio por lo que atender el problema se vuelve indispensable (Barilari, 2008;
Echeburúa & Corral, 1998).
En virtud a lo anterior, la presente investigación buscó como objetivo general detectar
las formas de violencia en la relación de noviazgo de jóvenes adolescentes y su relación con la
presencia de violencia familiar en una muestra representativa de estudiantes de secundaria
la ciudad de Xalapa, Veracruz, México.
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
12
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
Los objetivos especícos fueron: 1) identicar formas de violencia perpetradas y sufridas
por estudiantes de secundaria; 2) identicar las formas de violencia en relación al géneroy 3)
identicar las formas de solución de conictos entre padre y madre.
Método
Participantes
La población de estudio estuvo conformada por 383436 alumnos inscritos en escuelas
secundarias (nivel básico en México) durante el ciclo escolar 2012-2013; cuyas edades oscilaban
entre 11 y 17 años predominando el estrato socioeconómico bajo y medio bajo.
Los adolescentes estaban distribuidos en las 10 regiones del estado de Veracruz de
acuerdo con el prontuario estadístico de la Secretaría de Educación del estado de Veracruz
(2013): Capital, Huasteca Alta, Huasteca Baja, Las Montañas, Nautla, Olmeca Papaloapan,
Sotavento, Totonaca y los Tuxtlas.
Veracruz forma parte de los 31 estados territoriales de México y se localiza al sureste,
junto al Océano Atlántico. Los criterios de inclusión utilizados eran adolescentes, hombres y
mujeres inscritos en las escuelas públicas o privadas ubicadas en las cabeceras municipales
del Estado de Veracruz durante el ciclo escolar 2012-2013; que al momento de responder
el instrumento tuvieran novia (o) y que aceptaran participar en el estudio; y cuyos padres
hubieran firmado la carta de consentimiento informado. La carta de consentimiento infor-
mado iniciaba agradeciendo la participación voluntaria en el estudio, posteriormente se
daba a conocer el objetivo de la investigación, su carácter anónimo y la confidencialidad
de los participantes; así como el uso de los resultados en publicaciones y foros científicos.
Finalmente se les solicitaba su firma de conformidad.
Realizando los cálculos correspondientes se determinó un tamaño de muestra de 3756
estudiantes de secundaria, conformada de la siguiente manera: las edades de los participantes
oscilaron entre 11 y 17 años (M = 14.33, SD = 1.00), la mayoría se concentra entre 14 y 15 años
(31.3% y 38.6% respectivamente), en tanto que el 16.9% corresponde a 13 años de edad. El 59.7%
de los estudiantes son mujeres y el 38.8% varones. Tanto el tamaño como la selección de la muestra
aseguran que la población encuestada representa a los jóvenes del estado de Veracruz.
Instrumento
El cuestionario “Relaciones de noviazgo de los adolescentes” está integrado por 98 ítems:
1) el primer apartado contiene datos sociodemográcos (edad, sexo, escuela); 2) el segundo apartado
se enfoca en las características de la relación de noviazgo, 3) el siguiente referente es en rela-
ción con el consumo de sustancias adictivas; 4) un cuarto apartado es la versión modicada de
Escala de Tácticas de Conicto de Strauss (González & Santana , 2001); 5) una quinta dimensión
contiene información respecto a la solución de problemas dentro de la familia y 6) nalmente
un apartado sobre el tipo de programas que ven.
La mayoría de los apartados son de opción múltiple, a excepción de la Escala de Tácticas
de Conicto de Strauss que se encuentra en escala tipo Likert con cinco opciones de respuesta en
términos de frecuencia (nunca =1, rara vez =2, algunas veces =3, a menudo = 4 y muy a menudo
= 5). Para su aplicación fue necesario analizar la Conabilidad del instrumento; cabe destacar,
que para ello sólo se analizó el apartado correspondiente a la escala de Tácticas de Conicto de
Laura Oliva Zárate, Elsa Angélica Rivera Vargas, María del Pilar González Flores y Luis Rey Yedra
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
13
Strauss, ya que este cuenta con las propiedades que exige dicho análisis; esto es, mantener las
mismas respuestas a través de todos los ítems. El coeciente de alfa de Cronbach obtenido fue
de .911 el cual de acuerdo a Armitage y Colton (1998) es considerado como muy bueno.
Para los nes de este estudio sólo serán analizados los datos sociodemográcos, caracte-
rísticas de la relación de noviazgo, Escala de Tácticas de Conicto de Strauss cuya validación
de la versión en español fue realizada por Muñoz-Rivas, Andreu, Graña, O’Leary, y González
(2007) así como los datos que contiene información respecto solución de problemas dentro de
la familia.
51
Procedimiento
Una vez denida la muestra, se acudió a solicitar el apoyo a la Subdirección de Educación
Básica de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) quien brindó todas las facilidades para
que por medio de sus supervisores de zona fueran enviados los cuestionarios a todas las secun-
darias seleccionadas del Estado.
El paquete elaborado para cada escuela contenía un cuestionario por alumno, así como
la hoja de consentimiento informado. El sobre incluía una hoja de instrucciones de aplicación
para el maestro aplicador, así como un correo electrónico que permitía estar en contacto con
el aplicador para cualquier duda. Cada director de escuela se encargaba de citar al número de
estudiantes que se requerían explicándoles el objetivo de la investigación e invitándolos a par-
ticipar. Una vez que aceptaban se les otorgaba una carta de consentimiento informado para que
fuera rmado por parte de su tutor ya que éstos al ser menores de edad debían tener el permiso
para participar. Una vez determinado el día y hora, se procedía a reunirlos en un salón de la pro-
pia escuela o en el mejor de los casos en el auditorio. Ya reunidos, nuevamente se les explicaba el
objetivo de la investigación y se les recogía la carta de consentimiento informado previamente
rmada. Las instrucciones dadas a los participantes eran muy sencillas y el tiempo de respuesta
del cuestionario era de aproximadamente treinta minutos como máximo.
Una vez que eran contestados los cuestionarios por parte de los alumnos, el maestro en-
cargado los recogía asegurándose de que todas las preguntas estaban contestadas y éstos eran
guardados en el mismo sobre bolsa y devueltos a las ocinas de la SEV en Xalapa.
Diseño y análisis estadístico.
El método utilizado en el presente estudio es de índole cuantitativo y de corte transversal.
Se realizó un análisis univariado y bivariado, empleando el soware estadístico SPSS 21. En primer
lugar, se realizó un análisis descriptivo; seguido de ello, y para indagar las posibles asociaciones
signicativas entre las variables sexo y las conductas de los jóvenes, se empleó el estadístico Chi
cuadrado. Dicho estadístico también fue empleado para analizar las asociaciones entre las conductas
de los jóvenes y la forma en que resuelven sus problemas los padres.
El diseño muestral del estudio se basó en un muestreo estraticado multietápico, asumiendo
máxima varianza; utilizando un 95% de conanza y un margen de error de 0.017 en la estimación
de una proporción en una categoría dicotómica.
5
El cuestionario puede ser solicitado a los autores a través de e-mail.
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
14
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
Resultados
Para el análisis de los datos se obtuvieron tablas de frecuencias univariadas y biva-
riadas, así mismo, con el propósito de detectar asociaciones estadísticamente signicativas
entre las variables de interés, se realizó la prueba Chi cuadrado. A continuación se describen
los resultados obtenidos para cada uno de los objetivos.
Duración de las Relaciones de Noviazgo
La duración de las relaciones de los adolescentes son distintas a las de los adultos, pues
tienden a ser más breves e inestables, pudiéndose hallar aquellas que duran de 1 a 15 días
(6.7%), 16 a 30 días (10.5%), 5 a 12 semanas (14.2%) y 13 a 24 semanas (13.1%), es decir tienen
un ciclo de vida máximo de 6 meses. No obstante, el 22.1% de los adolescentes indican que
su relación de noviazgo más larga ha durado de 25 a 48 semanas y el 30.5% más de un año
(tabla 1).
Tabla 1
Duración de la Relación de Noviazgo más Larga.
Tiempo
f
%
1 a 15 días 250 6.7
16 a 30 días 395 10.5
5 a 12 semanas 534 14.2
13 a 24 semana 492 13.1
25 a 48 semanas 830 22.1
más de un año 1145 30.5
No contestó 110 2.9
Total 3756 100
Respecto al tipo de relación actual que establecen los adolescentes la tabla 2 muestra
que el 39.8% la considera estable, en tanto que 29.5% han iniciado la relación, no obstante
casi una cuarta parte de estos (24.4%) establecen relaciones casuales, es decir salen con
otros chicos(as). No existen diferencias genéricas respecto al tipo de relación, tanto mujeres
como hombres en un porcentaje similar consideran estable su relación (40% y 39.7% respec-
tivamente).
Laura Oliva Zárate, Elsa Angélica Rivera Vargas, María del Pilar González Flores y Luis Rey Yedra
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
15
Tabla 2
Relación de Noviazgo más Larga
f
%
Nueva (hemos comenzado a salir juntos)
Casual (salimos con otros chicos/as)
Estable (estamos juntos y no salimos con otros
chicos/as)
Estamos comprometidos en matrimonio
No contestó
1109
918
1495
55
179
29.53
24.44
39.80
1.46
4.77
Total 3756 100.0
Violencia en las Relaciones de Noviazgo
La tabla 3 muestra las formas de violencia perpetradas o recibidas por los estudiantes de
secundaria; la perpetración hace referencia a quién ejecuta el acto violento, en tanto que la vic-
timización se reere a quién recibe los actos violentos.
Dentro de las conductas más frecuentes que los adolescentes ejecutan destacan el dis-
cutir de forma tranquila (79.1%), buscar información para apoyar su punto de vista (60.1%),
buscar a otra persona para que ayude a arreglar las cosas (47.2%), molestarse al hablar de un
tema (53.5%), hacer llorar a su novio (a) (50.5%) y decir o hacer algo para fastidiar a su novio
(a) (50%). Como ya se dijo anteriormente, la escala permite obtener medidas en dos direccio-
nes; de la tabla 3 se puede destacar que, si bien los jóvenes indican ejercer ciertas conductas
hacia sus parejas, existe una correspondencia entre lo que ellos dan y reciben, ya que se ob-
servan porcentajes similares en relación a cada conducta; es decir, responden con pautas de
agresión similares a las de su pareja.
Por otra parte, y a pesar de que las agresiones físicas leves y severas se observan por-
centajes menores, no hay que pasarlos por alto; ya que muchos casos de estos anteceden a
otro tipo de violencia de menor gravedad. Pues en menor escala, poco a poco se va subiendo
de tono hasta que se busca una salida, siendo la muerte el nal a esa violencia. Dentro de
estas conductas destacan el empujar o agarrar a tu novio/a (21.5%); golpear o morder a tu
novio/a (23.7%); golpear, patear o lanzar algún objeto a tu novio/a (18.7%); intentar sujetar
físicamente a tu novio/a (17.7%); abofetear a tu novio/a (15.6%) y amenazar con golpear o
lanzar algún objeto a tu novio/a (11.7%). Nuevamente se observa correspondencia entre las
conductas que se ejercen hacia su pareja y las que reciben.
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
16
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
Tabla 3
Formas de Violencia en las Relaciones de Noviazgo
Tu novio/a
Nunca
Algunas
veces
NC Nunca
Algunas
veces
NC
% % % % % %
¿Has discutido de forma tranquila? 18.2 79.1 2.5 19.2 77.4 3.3
¿Has buscado información para apoyar tu punto de vista? 35.5 60.1 4.4 36.2 56.9 6.8
¿Has llamado o intentado llamar a otra persona para que ayude a
arreglar las cosas?
49.7 47.2 3.1 49.9 46.3 3.8
¿Has insultado o maldecido a ti novio/a? 73.3 23.8 2.8 76.3 20.2 3.4
¿Has molestado al hablar de un tema y/o te has negado
a hacerlo?
43.5 53.5 3 45.3 51.6 3.2
¿Has marchado molesto/a de la habitación o de la casa? 55.1 41.3 3.7 59.4 36.5 4.1
¿Has hecho llorar a tu novio? 45.5 50.5 3.9 45.5 51.4 3.1
¿Has dicho o hecho algo para fastidiar o molestar a tu novio/a? 47.3 50 2.8 49.7 46.8 3.5
¿Has amenazado con golpear o lanzar algún objeto a tu novio/a? 85.4 11.7 3 86.9 9.8 3.3
¿Has intentado sujetar físicamente a tu novio/a? 79.2 17.7 3.2 77.5 18.8 3.6
¿Has lanzado algún objeto a tu novio/a? 83.4 13.9 2.7 85.8 11 3.2
¿Has golpeado, pateado o lanzado algún objeto? 78.3 18.7 2.9 81.2 15.6 3.3
¿Has empujado o agarrado a ti novio/a? 75.6 21.5 3 79.2 17.5 3.3
¿Has abofeteado a tu novio/a? 81.6 15.6 2.8 85.6 11.2 3.1
¿Has pateado, golpeado o mordido a tu novio/a? 73.5 23.7 2.8 77.3 19.5 3.2
¿Has intentado ahogar a tu novio/a? 93.7 3.6 2.7 93.9 3.1 3.0
¿Has dado una paliza a tu novio/a? 93.9 3.4 2.7 94.2 2.9 3.0
¿Has amenazado a tu novio/a con un cuchillo o algún arma? 5.0 2.3 2.7 94.9 2.3 2.9
Nota: NC = no contestó
Formas de Violencia en Relación al Género
En cuanto a las diferencias genéricas, la tabla 4 muestra que las conductas que ejercen
hombres y mujeres son distintas; ya que se detectó que éstas ejercen en su mayoría agresión
verbal, es decir, han insultado o maldecido a su novio (28% vs 16.1%); se han molestado al hablar
de un tema (54.9% vs 48.6%); han hecho llorar a su novio (54.3% vs 42.3); han hecho algo por
fastidiar a su novio (51.8% vs 44.3%); y han amenazado con golpear a su novio (13.1% vs 8.7%).
Por otro lado, los varones tienden a manifestar agresiones físicas dado que en un mayor
porcentaje han intentado sujetar físicamente a su novia (19.1% vs 15.8); han intentado ahogar a
su novia (5.2% vs 2.2); y han amenazado a su novio/a con un cuchillo o algún arma (3.7% vs 1.2%).
Laura Oliva Zárate, Elsa Angélica Rivera Vargas, María del Pilar González Flores y Luis Rey Yedra
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
17
Tabla 4
Formas de Violencia en Relación al Sexo.
Conductas
Masculino Femenino
Valor
gl p
% %
¿Tú has discutido de forma tranquila? 73.9 79.8 1.40 1 .235
¿Tú has buscado información para apoyar tu punto de vista? 56.5 60.1 .09 1 .762
¿Tú has llamado o intentado llamar a otra persona para que ayude
a arreglar las cosas?
46.4 46.0 3.47 1 .062
¿Tú has insultado o maldecido a tu novio/a? 16.1 28.0 59.28 1 .000
¿Tú te has molestado al hablar de un tema y/o te has negado a
hacerlo?
48.6 54.9 4.17 1 .041
¿Tú te has marchado molesto/a de la habitación o de la casa? 37.3 42.4 2.97 1 .085
¿Tú has hecho llorar a tu novio? 42.3 54.3 25.07 1 .000
¿Tú has dicho o hecho algo para fastidiar o molestar a tu novio/a? 44.3 51.8 7.75 1 .005
¿Tú has amenazado con golpear o lanzar algún objeto a tu
novio/a?
8.7 13.1 12.64 1 .000
¿Tú has intentado sujetar físicamentea tu novio/a? 19.1 15.8 12.26 1 .000
¿Tú has lanzado algún objeto a tu novio/a? 10.2 15.8 18.23 1 .000
¿Tú has golpeado, pateado o lanzado algún objeto? 16.2 19.8 3.86 1 .049
¿Tú has empujado o agarrado a tu novio/a? 15.6 24.4 32.05 1 .000
¿Tú has abofeteado a tu novio/a? 7.9 20.1 92.33 1 .000
¿Tú has pateado, golpeado o mordido a tu novio/a? 16.1 28.0 58.57 1 .000
¿Tú has intentado ahogara tu novio/a? 5.2 2.2 28.71 1 .000
¿Tú has dado una paliza a tu novio/a? 3.7 3.0 2.67 1 .102
¿Tú has amenazado a tu novio/a con un cuchillo o algún arma? 3.7 1.2 30.22 1 .000
Formas de Solución de Conictos entre Padre y Madre
Una variable encontrada constantemente, tanto en víctimas como victimarios de vio-
lencia de pareja, es la experiencia de haber presenciado o haber sido víctima de violencia
en la familia de origen (Rey, 2008). Así la violencia intrafamiliar en este estudio se analizó
a través de la pregunta ¿Has observado algún tipo de agresión en la relación de tus padres?
encontrándose que el 36.4% de los estudiantes de secundaria han observado dicha agresión
en su familia.
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
18
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
La tabla 5 muestra cómo resuelven los problemas los padres; se observa que existen dife-
rencias estadísticamente signicativas en la forma de resolverlos, ya que las madres tienden a
pedir explicaciones (65.7% vs 42.3%), dejar de hablar (24.5% vs 19.7) y llorar (32.9% vs 7.1); en
tanto que los padres en su mayoría emplean el silencio (19.6% se marchan por horas, 10.5% de
marcha por días), así mismo utilizan agresiones verbales o físicas (16.3% insultan, 11.9% tiran o
golpean un objetos y 8.9% empujan o pegan).
Tabla 5
Solución de Conictos Entre los Padres
Mamá Papá
Solución
f
%
f
%
Valor
gl p
Pide explicaciones 2468 65.7 1588 42.3 415.00 1 .000
Se lo guarda 799 21.2 817 21.8 .25 1 .613
Deja de hablar 923 24.5 741 19.7 25.57 1 .000
Llora 1238 32.9 268 7.1 781.42 1 .000
Grita 703 18.7 675 18.0 .69 1 .404
Se marcha por horas 223 5.9 735 19.6 313.63 1 .000
Se marcha por días 143 3.8 396 10.5 127.93 1 .000
Insulta 480 12.8 611 16.3 18.40 1 .000
Tira o golpea un objeto 305 8.1 447 11.9 29.79 1 .000
Empuja o pega 229 6.1 335 8.9 21.53 1 .000
Amenaza con un arma (navaja, cuchillo, tijera, arma de
fuego…)
103 2.7 120 3.2 1.33 1 .248
Agrede con un arma (navaja, cuchillo, tijera, arma de fue-
go…)
97 2.5 102 2.7 .12 1 .719
Formas de Violencia en la Relación de Noviazgo de Jóvenes y su Relación con la Presencia
de Violencia Familiar
A n de encontrar relaciones signicativas respecto a la presencia de violencia en la rela-
ción parental y las conductas violentas ejercidas en el noviazgo, se aplicó estadística bivariada
mediante la prueba chi cuadrado, encontrándose signicancia entre la mayoría de las conductas
(tabla 6).
La violencia doméstica es una conducta continuada en el tiempo en la cual se corre el ries-
go de ser reproducida por los hijos en sus relaciones de noviazgo. Los resultados conrman la
existencia de asociación signicativa entre las conductas ejercidas en la relación de noviazgo y
el haber observado algún tipo de relación violenta en su familia, lo cual lo podemos observar en
la tabla 6 a partir de la pregunta 6 a la 30 (p<=.05).
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
19
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24

Conductas Violentas Ejercidas en el Noviazgo en Relación a la Agresión Observada en los Padres.
Agresión
en la Relación
de los padres
Nunca
Algunas
Veces
Valor
gl p
% %
1. ¿Tú has discutido de forma tranquila? 80.4 82.8 3.291 1 .070
2. ¿Tu novio/a ha discutido de forma tranquila? 79.5 81.4 2.063 1 .151
3. ¿Tú has buscado información para apoyar tu punto de vista? 62.5 63.4 .300 1 .584
4. ¿Tu novio/a ha buscado información para apoyar su punto de vista? 60.9 62.0 .431 1 .511
5. ¿Tú has intentado llamar a otra persona para que ayude a arreglar
las cosas?
47.6 50.3 2.370 1 .124
6. ¿Tu novio/a intentado llamar a otra persona para que ayude
a arreglar las cosas?
46.6 50.5 5.043 1 .025
7. ¿Tú has insultado o maldecido a tu novio/a? 21.4 29.4 28.461 1 .000
8. ¿Tu novio/a te ha insultado o maldecido? 18.6 24.5 17.211 1 .000
9. ¿Tú te has molestado al hablar de un tema y/o te has negado a hacerlo? 51.4 61.6 35.077 1 .000
10. ¿Tu novio/a se ha molestado al hablar de un tema y/o se ha negado
a hacerlo?
49.7 59.3 30.905 1 .000
11. ¿Tú te has marchado molesto/a de la habitación o de la casa? 39.4 48.2 26.046 1 .000
12. ¿Tu novio/a se ha marchado molesto/a de la habitación o de la casa? 35.1 42.7 19.759 1 .000
13. ¿Tú has hecho llorar a tu novio? 50.6 56.1 10.174 1 .001
14. ¿Tu novio/a te ha hecho llorar? 50.2 58.0 20.104 1 .000
15. ¿Tú has dicho o hecho algo para fastidiar o molestar a tu novio/a? 48.4 56.4 21.652 1 .000
16. ¿Tu novio/a ha dicho o hecho algo para fastidiarte o molestarte? 45.3 53.5 22.456 1 .000
17. ¿Tú has amenazado con golpear o lanzar algún objeto a tu novio/a? 10.0 15.0 19.421 1 .000
18. ¿Tu novio/a te ha amenazado con golpearte o lanzarte algún objeto? 8.9 11.6 6.789 1 .009
19. ¿Tú has intentado sujetar físicamente a tu novio/a? 15.0 22.7 33.260 1 .000
20. ¿Tu novio/a ha intentado sujetarte físicamente? 16.5 24.1 30.638 1 .000
21. ¿Tú has lanzado algún objeto a tu novio/a? 12.7 16.7 11.117 1 .001
22. ¿Tu novio/a te ha lanzado algún objeto? 10.3 13.3 7.790 1 .005
23. ¿Tú has golpeado, pateado o lanzado algún objeto? 16.9 23.2 21.266 1 .000
24. ¿Tu novio/a ha golpeado, pateado o lanzado algún objeto? 14.2 18.8 12.733 1 .000
25. ¿Tú has empujado o agarrado a tu novio/a? 19.3 26.5 25.200 1 .000
26. ¿Tu novio/a te ha empujado o agarrado? 15.9 21.6 18.202 1 .000
27. ¿Tú has abofeteado a tu novio/a? 13.8 19.4 19.429 1 .000
28. ¿Tu novio/a te ha abofeteado? 10.0 13.7 10.908 1 .001
29. ¿Tú has pateado, golpeado o mordido a tu novio/a? 21.9 27.9 16.457 1 .000
30. ¿Tu novio/a te ha pateado, golpeado o mordido? 18.2 22.8 11.425 1 .001
31. ¿Tú has intentado ahogar a tu novio/a? 3.3 4.0 1.377 1 .241
32. ¿Tu novio/a te ha intentado ahogar? 3.0 3.1 .086 1 .769
33. ¿Tú has dado una paliza a tu novio/a? 3.1 4.0 1.676 1 .195
34. ¿Tu novio/a te ha dado una paliza? 2.8 2.9 .024 1 .878
35. ¿Tú has amenazado a tu novio/a con un cuchillo o algún arma? 2.2 2.5 .431 1 .512
36. ¿Tu novio/a te ha amenazado con un cuchillo o algún arma? 2.0 2.5 .947 1 .331
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
20
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
Discusión
Llevar a cabo un estudio sobre la violencia en el noviazgo en jóvenes de 11 a 17 años de edad
permite obtener datos que sirvan para orientar relaciones interpersonales adecuadas a temprana
edad; ya que como se pudo constatar existe violencia en el noviazgo en las primeras relaciones que
inician los jóvenes, convirtiéndose en un foco de atención para el profesional de la salud y para el sis-
tema educativo mismo. Aunado a que las investigaciones como la de Barnett, Millar-Perrin, y Perrin
(1997) revelan una frecuencia elevada de agresiones que persisten en toda la relación de noviazgo.
Lo anterior, especialmente cuando encontramos que casi un 40% de estudiantes reeren
su relación como estable y de más de un año de duración; lo que llama la atención considerando
a esta etapa de la vida como un ensayo de lo que serán sus relaciones a futuro y la caducidad a
corto plazo de las relaciones de pareja. Sin embargo, notamos una posible permanencia en esa
relación, que de ser violenta podría perdurar o convertirse en un modo de interrelación habitual.
Es importante destacar que a pesar de que las agresiones físicas no se presentaron en por-
centajes altos, no obstante, podrían ser un antecedente para la presencia de violencia de mayor
gravedad ya que pudiera aumentar gradualmente llegando a situaciones tan graves como la
muerte, para ejemplo el 6.4% ya reportó contusiones leves o graves como ojo morado, rotura de
nariz o fractura, generado regularmente por celos o discusiones.
Por otra parte, durante décadas pasadas los estudios nos indicaban al varón como el cau-
sante de la violencia en la relación, lo cual ha venido cambiando en los últimos años, ya que
otros estudios han empezado a reportar que las formas de violencia que se presentan son bidi-
reccionales; ya que tanto hombres como mujeres ejecutan y reciben conductas violentas.
Así se puede observar que existe simetría de perpetración (Salazar &Vinet, 2011) dejando
atrás el modelo unidireccional y poniendo en evidencia a la violencia mutua, situación en la que
A y B se encuentran en una actitud de igualdad y de competencia, produciéndose una agresión
mutua y bidireccional (Salazar & Vinet 2011); tal como indican los resultados de esta investigación.
Lo importante es empezar a analizar esta bidireccionalidad ya que las nuevas generaciones
están respondiendo de manera distinta a épocas pasadas. Tal es el caso del estudio de Sears, Byers, y
Price (2007) quienes han reportado más mujeres que hombres ejercer violencia psicológica y física.
Como quedó de maniesto la violencia no es únicamente del varón hacia la mujer y se
presenta con actitudes similares de ambas partes tales como empujar y agarrar, golpear, morder
abofetear y amenazar con golpear a la pareja; lo anterior, sin distingo genérico.
Por otra parte, se ha encontrado en diversos estudios como los de Olvera, Arias, y Amador
(2012) que haber presenciado o sido víctima de violencia en la familia de origen, es un detonante
para la presencia de conductas violentas en las relaciones de noviazgo de los adolescentes y su
evolución futura en violencia en las relaciones de pareja adultos.
Lo anterior, basado en los resultados obtenidos en esta investigación, deja de maniesto
que existe una asociación signicativa entre las conductas que se ejercen en la relación de no-
viazgo y el haber observado algún tipo de violencia en la familia de origen; independientemente
de que sólo sea discutiendo en la mayoría de los casos, y aunque sea en un bajo porcentaje la
agresión física principalmente por parte del padre hacia la madre. Esas experiencias vividas en
su familia de origen, se constituyen en modelos de aprendizaje, por lo que les lleva a la posibili-
dad de convertirse en victimarios de sus parejas tal y como ha sido señalado por otros estudios
como el del Instituto Mexicano de la Juventud y de la Secretaría de Educación Pública (2008).
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
21
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
Lo anterior implica, parcialmente, una transmisión cultural de los patrones de conducta
aprendidos (Amor, Echeburúa, Corral, Zubizarreta, & Sarasua, 2002); diversas investigaciones
destacan la exposición a un contexto familiar violento como uno de los factores que, de forma
casi sistemática, emerge a través de la investigación como predictor de la violencia de pareja.
Por lo cual, más que identicar y describir la violencia en jóvenes podemos sobresaltar que en
una sociedad como la que actualmente vivimos donde la violencia expresada en distintas for-
mas y espacios, nos ha acostumbrado a hacerla parte de los diversos escenarios en los que nos
movemos.
Los autores de este estudio quienes han realizado esta misma investigación a nivel univer-
sitario, tuvieron que analizar las etapas previas a este nivel escolar; ya que se requería el antece-
dente de una población menos estudiada en el país y ahora, con los resultados aquí planteados,
se cuestiona si será necesario regresar a una edad menor de noviazgo para entender el origen no
sólo familiar sino relacional de las nuevas generaciones.
Así mismo, es importante señalar que los resultados aquí obtenidos representan una li-
mitación respecto a las características de la muestra, ya que, en México, como otros países de
Latinoamérica, el estudiante de educación secundaria empieza a desertar paulatinamente de
la escuela, especialmente en las zonas no urbanas del estado. En estas zonas, donde existe una
cantidad considerable de jóvenes que deciden incorporarse al trabajo de campo o labores de
subcontratación, dejando así la educación como prioridad. La mayoría de estos adolescentes
inician a muy temprana edad vida de pareja, dejando rápidamente el noviazgo.
Y es a dichos jóvenes a quienes no se les ha incluido en el estudio, y quienes representan
una población de gran relevancia debido a las condiciones de pobreza y marginación que viven.
Por tal motivo, sería conveniente para una próxima investigación trabajar precisamente con jó-
venes que por sus circunstancias socioeconómicas han dejado de estudiar para incorporarse al
campo laboral considerando además su tendencia a iniciar su vida en pareja a temprana edad.
Finalmente, es importante señalar que los resultados obtenidos de esta investigación, per-
mitirán trabajar en colaboración con las autoridades educativas correspondientes diseñando
estrategias de intervención que promuevan las relaciones interpersonales sanas entre los ado-
lescentes, así como informarlos acerca de las consecuencias negativas de mantener relaciones
de noviazgo violentas.
De igual manera, es importante dar a conocer estos resultados a padres de familia, edu-
cadores y miembros de la sociedad en general, ya que en muchos casos no se presta la atención
necesaria a situaciones como las aquí descritas.
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
22
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
Referencias
Amor, P. J., Echeburúa, E., Corral, P., Zubizarreta, I., & Sarasua, B. (2002). Repercusiones psicopa-
tológicas de la violencia doméstica en la mujer en función de las circunstancias del maltrato.
Revista Internacional de Psicología Clínica y de la Salud, 2, 227-246.
Armitage, P., & Colton, T. (1998). Encyclopedia of biostatistics (Vol. 2). New York, NY: Wiley.
Ayala, H., Pedroza, F., Morales, S., Chaparro, A., & Barragán, N. (2002). Factores de riesgo, factores
protectores y generalización del comportamiento agresivo en una muestra de niños en edad
escolar. Salud Mental, 25(3), 27-40.
Barilari, S. (2008, Junio 10). Violencia en el noviazgo [Mensaje en un blog]. Recuperado de: http://
sandrabarilari.blogspot.mx/2008/06/violencia-en-el-noviazgo.html
Barnett, O., Millar-Perrin, C., & Perrin, R. (1997). Family violence across the lifespan. An Introduction.
London, England: Sage.
Celis-Sauce, A., & Rojas-Solis, J. L. (2015). Adolescentes mexicanos como víctimas y perpetradores
de violencia en el noviazgo. Reidocrea, 4, 60-65.
Corral, S. (2009). Estudio de la violencia en jóvenes universitarios/as: cronicidad severidad
y mutualidad de las conductas violentas. Revista de Psicopatología Clínica, Legal y Forense,
9, 29-48.
Domínguez, M. E. (1993). Violencia y solidaridad. Revista Colombiana de Psicología, 2, 23-26.
Echeburúa, E., & Corral, P. (1998). Manual de violencia familiar. Madrid, España: Siglo XXI.
European Union Agency for Fundamental Rights. (2014). Violence against women: An EU wide survey.
Schwarzenbergplatz, Austria: Publications Oce of the European Union. doi: 10.2811/62230
González, H., & Fernández de Juan, T. (2014). Hombres violentados en la pareja. Jóvenes de Baja
California, México. Culturales, 2(2), 129-155.
González-Ortega, I., Echeburúa, E., & Corral, P. D. (2008). Variables signicativas en relaciones
violentas en parejas jóvenes: una revisión. Psicología conductual, 16, 207-225.
González, R., & Santana, J. D. (2001). La violencia en parejas jóvenes. Psicothema, 13, 127-131.
Heredia, A. L., Oliva, L., & González, M. P. (2013). Violencia hacia los varones en las relaciones
de noviazgo. Revista Iberoamericana para la Investigación y el Desarrollo Educativo, 10, 1-16.
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
23
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
Instituto Mexicano de la Juventud y de la Secretaría de Educación Pública. (2008). Encuesta
Nacional de Violencia en las Relaciones de Noviazgo 2007 (ENVINOV). Recuperado de: http://
www.imjuventud.gob.mx/imgs/uploads/ENVINOV_2007_-_Resultados_Generales_2008.pdf
López-Cepero, J., Rodríguez, L., Rodríguez, F. J., & Bringas, C. (2014). Violencia en el noviazgo:
Revisión bibliográca y bibliométrica. Arquivos Brasileiros de Psicologia, 66(1), 1-17.
Muñoz, B., Ortega-Rivera, F. J., & Sánchez, V. (2013). El DaVipoP: un programa de prevención
de violencia en el cortejo y las parejas adolescentes. Apuntes de Psicología, 31, 215-224.
Muñoz-Rivas, M. J., Andreu, J. M., Graña J. L., O’Leary, D. K., & González, M. P. (2007). Validación
de la versión modicada de la Conicts Tactics Scale (M-CTS) en población juvenil española.
Psicothema, 19, 693-698.
Olvera, J. A., Arias, J., & Amador, R. (2012). Tipos de Violencia en el noviazgo: estudiantes univer-
sitarias de la UAEM, Zumpango. Revista Electrónica de Psicología Iztacala, 15, 150-171.
Organización Mundial de la Salud. (2005). Resumen de Informe: Estudio multipaís de la OMS sobre
la salud de la mujer y violencia doméstica contra la mujer. Ginebra, Suiza: Ediciones de la OMS.
Organización Mundial de la Salud. (2013). Estimaciones mundiales y regionales de la violencia
contra la mujer: prevalencia y efectos de la violencia conyugal y de la violencia sexual no conyu-
gal en la salud. Ginebra, Suiza: Ediciones de la OMS.
Pacheco, K., & Castañeda, J. G. (2013). Hombres receptores de violencia en el noviazgo. Avances
en Psicología, 21, 207-221.
Pazos, M., Oliva, A., & Hernando, A. (2014). Violencia en relaciones de pareja de jóvenes
y adolescentes. Revista Latinoamericana de Psicología, 46, 148-159. doi: 10.1016/S0120-
0534(14)70018-4
Pelegrín, A., & Garcés de los Fayos, E. J. (2008). Variables contextuales y personales que inciden
en el comportamiento violento del niño.European Journal of Education and Psychology, 1,
5-20. doi: 10.1989/ejep.v1i1.1
Rey, C. A. (2008). Prevalencia, factores de riesgo y problemáticas asociadas con la violencia
en el noviazgo: una revisión de la literatura. Avances en Psicología Latinoamericana, 26, 227-241.
Rubio-Garay, F., Carrasco, M. A., Amor, P. J., & López-González, M. A. (2015). Factores asociados
a la violencia en el noviazgo: una revisión crítica. Anuario de Psicología Jurídica, 25, 47-56.
doi: 10.1016/j.apj.2015.01.001.
Salazar, D., & Vinet, E. (2011). Mediación familiar y violencia de pareja. Revista de Derecho, 24(1),
9-30. doi: 10.4067/S0718-09502011000100001
Violencia en el noviazgo en adolescentes de Veracruz, México
24
PSIQUE • e-ISSN 2183-4806 Volume XIV • Issue Fascículo 1 1
st
january janeiro-30
th
june junho 2018 • pp. 8-24
Sears, H. A., Byers, E. S., & Price, E. L. (2007). The co-occurrence of adolescent boys’ and girls’
use of psychologically, physically, and sexually abusive behaviours in their dating rela-
tionships. Journal of Adolescence, 30, 487-504. doi: 10.1016/j.adolescence.2006.05.002
Secretaría de Educación del estado de Veracruz, Unidad de Planeación, Evaluación y Control
Educativo. (2013). Prontuario estadístico. Recuperado de http://www.sev.gob.mx/servicios/
anuario/Prontuarios/ProntuarioEjecutivoFindeCursos2012-2013.pdf
Trujano, P., Martínez, A. E., & Camacho, S. A. (2010) Varones víctimas de violencia doméstica: un
estudio exploratorio acerca de su percepción y aceptación. Diversitas: Perspectivas en Psico-
logía, 6, 339-354 doi:10.15332/s1794-9998.2010.0002.09
Valdivia, M. P, & González, L. A. (2014). Violencia en el noviazgo y pololeo: una actualización
proyectada hacia la adolescencia. Revista de Psicología, 32, 329-355.